Mi invitada de hoy es Ada Parellada (Instagram). Lleva 30 años al frente del icónico restaurante Semproniana en Barcelona.
Chef activista, Ada es una abanderada de la lucha contra el desperdicio alimentario, de los productos de proximidad y de la divulgación de la cocina más allá de los fogones profesionales.

Además de chef, también es una gran comunicadora. Está en radio, televisión y tiene una cuenta de Instagram muy activa con más de 70.000 seguidores.

Ada también es la autora de más de 20 libros, con el último “ Conciliar cuina i vida” recién publicado.

Notas del episodio con Ada Parellada

  • 0:00:00 El sentido de tu vida a través de tu trabajo.
  • 0:03:00 Una infancia «distinta».
  • 0:17:00: Porqué inicia Semproniana a los 25 años.
  • 0:19:28 La ilusión y el miedo en los negocios.
  • 0:24:00 Trabajar en pareja y en equilibrio.
  • 0:27:00 El impacto de la crisis económica del 2008.
  • 0:30:00 Cómo salieron de la crisis: cambios internos y eventos externos.
  • 00:38:00 Los aprendizajes de Ada en los medios.
  • 0:40:28 Los inicios de Ada Parellada en las redes sociales.
  • 0:49:31 Cómo meter la cocina en tu vida cotidiana.
  • 1:04:00 Cómo nos hemos convertido en analfabetos alimentarios: el ejemplo del pollo.
  • 1:08:00 Involucrar a los niños en la cocina.
  • 1:09:00 Enseñar los niños y niñas a llevar una casa.

Transcripts de la conversación con Ada

Esta transcripción se ha hecho de manera automática y puede contener errores de ortografía y gramática.

Loïc Malsch:
[0:30] Mi invitada de hoy es Ada Parellara. Lleva treinta años al frente del icónico restaurante Sembroniana en Barcelona, chef activista, Ada es una abanderada de la lucha contra el desperdicio alimentario de los productos de proximidad y de la divulgación de la cocina más allá de los fogones profesionales. 
Además de chef. También es una gran comunicadora. Está en radio, televisión y tiene una cuenta de Instagram muy activa. Con más de setenta mil seguidores. 
Ara también es la autora de más de veinte libros. No todos de cocina y con el último Conciliar Cocina y Vida recién publicado. Ada, muy buenos días y bienvenida a decodificados. 

Ada Parellada:
[1:09] Buenos días, encantada de estar con vosotros. 

Loïc Malsch:
[1:12] Ada, conciliar cocina y vida. Todo un planazo eh eh y casi eres tú el paradigma de esto ¿No? Mmm mejor mejor representada que tú. No hay no hay nadie. 

Ada Parellada:
[1:24] Está basada en hechos reales ¿Sale? 

Loïc Malsch:
[1:27] Sí, ¿No? Porque, a parte hay una que esto me me me hace pensar directamente una frase tuya que es eh que da una muy buena idea de cómo eres y me imagino que el en el libro debe haber mucho esto si tu trabajo no es tu vida ¿Qué sentido tiene tu vida? 
¿Nos puedes explicar un poco más? ¿Qué qué quieres decir con esto. 

Ada Parellada:
[1:48] Bueno eh la esta es una cita de María Teresa de eh de Santa Teresa de Jesús que dice, si no sirves para servir o sea no, Si no vives para servir no sirves para vivir. Que es muy bonita. Porque juega con las dos mmm. 

Loïc Malsch:
[2:04] Ajá, es muy bonita. Tú la has rehecho un poco a tu manera. 

Ada Parellada:
[2:09] Sí. Pero no, no. A ver. Que, que, que, que yo no soy nadie aquí para decir qué sentido tiene tu vida, pero sí que es cierto que para mí el trabajo es forma, es una parte, esencial de mi de de la vida o de de mi vida seguro. Entonces. 

[2:25] Trabajar no es solo trabajar sino que es eh el reto de tirar adelante ¿No? Y entonces es como es como subir una montaña, pero pero con una no con una recompensa, sino con una respuesta, con un, con una, no solo subir por subir, sino que después allí arriba hay un, un, una respuesta, ¿No? 
No una respuesta filosófica sino un retorno me refiero, un retorno. Entonces para mí es fundamental ¿No? Creo que, no solo una o sea yo lo que quiero decir con esta frase es que trabajar no es una retribución económica para nada, o sea reducir el trabajo a una retribución económica me parece de una tristeza mmm existencial y en cambio para mí el trabajo es un aliciente vital. Esto es lo que quería decir ¿No? 
Da sentido a mi vida. Entonces cada uno que lo tome como quiera ¿No? Pero que que entonces por esto para para mí no no no disocio el trabajo de mi vida, sino que es una es una elemento esencial de mi vida. Por lo tanto mmm hasta el punto de que, de que forma forma casi o sea forma parte de casi toda mi vida y por lo tanto soy incapaz de separarlo. 

Loïc Malsch:
[3:49] Se mezclan mucho trabajo y vida personal digamos. 

Ada Parellada:
[3:52] Claro eh eh es que no quizás no me sé explicar bien pero quiero decir que cuando tú naces eh o sea yo yo he nacido en una fonda eh eh he nacido en el trabajo de mis padres. 

Loïc Malsch:
[4:02] En la famosa Fonda de Granollers. 

Ada Parellada:
[4:04] Sí. No he necesitado que me cuenten qué hacen mis padres para ganarse la vida. Para. 

Loïc Malsch:
[4:10] Lo vivías en primera persona. 

Ada Parellada:
[4:12] Claro, es que nací allí. O sea, ah mucha hay muchos muchos padres que tienen dificultad de explicar a sus hijos de qué trabajan. Yo recuerdo aquella película, ¿No? Famosa que, la madre irónicamente le explicaba al a a su hijo que su el trabajo del padre era repartir el pastel y quedarse con la parte grande, ¿No? No sé, es igual. Quiero decir, no he tenido la dificultad de comprender el trabajo de mis padres al revés, sino que yo he formado parte del trabajo de mis padres, porque cuando. 

[4:45] Habían las grandes fiestas de Granoller, la la ascensión pues evidentemente yo tenía que que trabajar ¿No? Que tenía que que ayudar, tenía que estar, allí no eran manos, eran unas manos más que era y unos pies más, aunque tuviera diez años, es igual un valor incalculable ¿No? Y y por lo tanto esto pasa con también como las las familias de los de de del circo los niños están eh en esta vida errante, en esta vida, vive en esta están allí y entonces enseguida pues saben hacer un malabar o saben hacer un truco de magia o saben tirarse de un trapecio ¿No? Porque forma parte. Pues nosotros sabíamos, esta vida no errante pero sí distinta y vivíamos esta vida en la que era natural saber hacer un sofrito, vamos, es que y servir un café, o sea, esto era como atender y y y servir un plato y, o sea que era como natural. Y entonces pues ya estaba forma de peculiar de vivir era natural. Natural pero sabíamos que teníamos una forma distinta de vivir ¿Eh. 

Loïc Malsch:
[6:00] Era ¿Eras consciente de esto? Es decir. 

Ada Parellada:
[6:02] Sí, claro. 

Loïc Malsch:
[6:03] No tenías el mismo tipo de vida que otros niños de tu. 

Ada Parellada:
[6:06] Sí, sí, sí, sí, totalmente. Piensa que en casa mis yo soy la pequeña de ocho hermanos, ¿Vale? Y todas mis hermanas siempre hablaban de las familias normales. 
Casas normales que evidentemente no éramos nosotros. Nosotros éramos distintos. No éramos excepcionales ¿Eh? Éramos anormales. Entonces decía, subnormales, no sé, pero no. 

Loïc Malsch:
[6:30] No como los demás, vamos. 

Ada Parellada:
[6:32] No, los demás eran como lo mejor ¿No? Porque la gente normal, Las familias normales, las casas normales, en las casas normales reivindicaban a mis hermanas que querían vivir en una casa normal. Entonces yo viví como crecí como pensando que las casas normales, pues eh tenían que ser, eran la hostia. Y entonces yo quería una casa normal. 

Loïc Malsch:
[6:56] Bueno, ya te digo, ocho hermanos y hermanas ya de entrada. 

Ada Parellada:
[7:00] Ya en una. 

Loïc Malsch:
[7:00] Eh y ya te ya te crea cierto ambiente distinto ¿Eh? 

Ada Parellada:
[7:04] Viviendo en una fonda, o sea es. 

Loïc Malsch:
[7:05] Y viviendo una fonda, sí, porque aparte era literal, ¿No? Vivíais encima de la fonda. 

Ada Parellada:
[7:09] Sí, sí, sí, sí. Y la verdad es que que, que, que claro, para nosotras las casas normales se, o sea, para mí se reducía comer una sopa, Por la noche bueno, con fideos o letritas o no sé qué, pasta de letras y tal, no sé qué, fuera aguada porque me parecía el no va más, y a esto era y y llevarte un bocadillo de con el nombre, que pusiera porque ¿Qué pasaba en mi casa? Pues que lo más, lo más normal era cenar capipota. 

Loïc Malsch:
[7:42] Claro. Y eso era lo normal. 

Ada Parellada:
[7:45] Lo normal. O sea, lo de cada día era capipota. Y mmm. 

Loïc Malsch:
[7:50] Para los no catalanes eh eh ¿Qué. 

Ada Parellada:
[7:53] Callos. 

Loïc Malsch:
[7:54] Callos. 

Ada Parellada:
[7:58] Y el bocadillo era de de de pollo asado y si tenía suerte iba sin hueso. 

Loïc Malsch:
[8:04] Bueno no sé si suerte o no. Te tenías que ir con cuidado. Vamos. Pero tenías pollo asado. 

Ada Parellada:
[8:09] Te contabas el hueso de la pata porque mi madre había ido loca y y el bocadillo de la excursión pues había pillado un pollo asado por ahí entre dos panes y anda. 

Loïc Malsch:
[8:21] Oye y no, ¿Y no has sufrido esto también de alguna manera? Eh porque me imagino que claro, eh compadres trabajando en una fonda, ocho hermanos. Eh eres la pequeña, ¿No? De de los ocho. 
Mucha atención y y digamos cariño normal, de mucha presencia, pues pues igual sí que esta parte igual no la tenías tanto, ¿No? 

Ada Parellada:
[8:43] Ah no no evidentemente yo tenía una madre que no estaba, Pero que estaba pendiente. Es difícil ¿Sabes? Era una madre ausente pero pendiente. 

Loïc Malsch:
[8:59] ¿Y cómo lo notabas esto? ¿Cómo te lo hacía notar ella? 

Ada Parellada:
[9:03] Ah bueno porque, Mirad, de entrada es mmm he estado escolarizada, he hecho todas las cosas que tenía que hacer eh me saqué el carnet de conducir cuando tocaba, fui a la universidad, esto eh aparentemente es eh es normal pero siempre hay una persona detrás que está pendiente, ¿No? No, quiere decir que hay cosas que que, entendemos cómo normales, pero no es verdad, siempre hay una persona detrás que, Está gestionando tu, o sea, y yo iba, hice todas las comuniones, eh iba mmm, con ropa limpia y llevaba un bocadillo aunque fuera de, no no me perdí ninguna excursión eh es que son pequeñísimas cosas que parecen, que evidentemente mmm son naturales y no, no, no, no, yo cuando he sido madre me he dado cuenta, la dificultad que supone estar pendiente de todo lo. 

Loïc Malsch:
[10:10] Día a día, lo cotidiano. 

Ada Parellada:
[10:12] De lo cotidiano eh yo me acuerdo que cuando de golpe eh eh mi el hijo, mi primer hijo pues eh hizo tres años y y claro, teníamos que escolarizarlo. 

Loïc Malsch:
[10:24] A esta edad, sí. 

Ada Parellada:
[10:25] Claro. Entonces eh mi marido dijo tenemos que llevar a este niño a la escuela y digo anda pues ¿Cómo se hace? ¿Cómo se escolariza un hijo? Quiero decir no que eh parece todo eh en. 

Loïc Malsch:
[10:38] Parece para para los hijos todo es normal pero para para los padres todo es una primera vez y tienes. 

Ada Parellada:
[10:43] Es una primera vez, Es un trámite y es un yo eh yo también lo comprobé pues eh fíjate una cosa ¿Eh? Ahora te voy a contar una anécdota de que seguro que te hará risa pero tiene, toda un pósito, ¿Eh? Todo un una una una historia. Mira, yo cuando me me casé, yo me casé y, y, y, y, y en la iglesia no me dejaban casarme por, según los papeles me habían bautizado antes de de nacer. 

Loïc Malsch:
[11:13] ¿Y cómo se puede hacer esto? 

Ada Parellada:
[11:18] Aquí había un tema muy complicado de, que no coincidían los papeles de la de la iglesia, de mi de mi historia católica ¿Vale? Con con los papeles, del registro civil que son en el mundo laico ¿No? O sea que había un conflicto cierto, religioso, laico. 

Loïc Malsch:
[11:40] Nunca mejor dicho. 

Ada Parellada:
[11:42] Que teníamos que resolver. Entonces pues sí, fui a buscar mi partida de nacimiento al registro civil, Y y es y y según el registro de civil estaba estoy inscrita un mes más tarde de haber nacido. ¿Vale? O sea yo soy de febrero y en cambio estoy registrada eh en marzo. El mismo día pero. 

Loïc Malsch:
[12:04] ¿En serio? Es decir, naciste para para el estado civil, tú naciste un mes después. 

Ada Parellada:
[12:09] Sí, sí, sí. Estoy registrado un mes después. Entonces claro empezó pues la gran la gran investigación ¿No? Que había pasado porque ¿Dónde estaba el error? Porque claro porque yo estoy bautizada el el quince de marzo pero he nacido el veintiséis según el registro civil ¿No? O sea, que pasaba algo, Entonces, bueno, esto fue porque mi mis padres, mi padre se olvidó de registrarme y lo resolvieron de esta manera. Bueno, se olvidó. 

Loïc Malsch:
[12:40] Por unos días no pasa nada. 

Ada Parellada:
[12:41] No pasa nada, pero lo más simpático fue, detrás ponía que estaba inscrita por ah un nombre que yo desconocía, un hombre, y un nombre que yo desconocía, o sea, algo así como, Pérez García o algo así. Digo ¿Y este quién es? Porque yo aquí ¿Quién me registro a mí no? ¿Quién me inscribió a mí? Y entonces mmm debajo ponía en condición de camarero de la Fonda Euro. 

[13:12] ¿Qué significaba esto? Pues que mi padre se olvi, Y mi madre cuando se dio cuenta como ella estaba en plena crianza o convaleciente o lo que fuera o estaba atareada, ya no sé, Lo que hizo fue resolverlo como pudo. Envió a un camarero a registrarme, y entonces llamó su juramente llamó a a al registro porque claro Granollers no deja de ser una ciudad pequeña, En aquel momento supongo más y y y resolvió por teléfono el trámite. Seguramente le costó alguna paella, ¿Eh, Porque para que para que lo lo lo me inscribieran sin sin sin quejas dije bueno Y gracias y os agradezco mucho que me lo resolváis. Venid y comer aquí. Os invito a comer a todos los del registro civil o cualquier cosa. Porque ella lo resolvía bastante con arroces y con. 

Loïc Malsch:
[14:18] Es parte de la. 

Ada Parellada:
[14:19] Pero esto es una madre esto es una madre pendiente. Y unos padres eh. 

Loïc Malsch:
[14:25] Oye ¿Y tú y tú que has sido? Eh ¿Has replicado este modelo en tu casa? ¿De madre siendo madre? 

Ada Parellada:
[14:31] Sí, sí, evidentemente. Sí, sí, sí. 

Loïc Malsch:
[14:34] ¿Has tenido a tus hijos ahí en el restaurante. 

Ada Parellada:
[14:36] No tanto, no tanto, porque yo, yo cuando abrimos con mi marido, que es hijo de una familia normal, eh, le dije de vivir encima porque a mí me parecía. 

Loïc Malsch:
[14:48] ¿Querías replicar el modelo exacto? 

Ada Parellada:
[14:51] Bueno, más que nada. 

Loïc Malsch:
[14:52] O conscientemente. 

Ada Parellada:
[14:55] El noventa y tres y me casé en el noventa y cuatro y éramos y mi marido es hijo de una familia muy tradicional y nosotros no empezamos a vivir juntos hasta que nos casamos, ¿Vale? Esto formaba parte de un de un de un trato tácito que que que nadie se atrevía, bueno yo menos, a vulnerar. Y y entonces eh pues yo le dije bueno ya cuando nos casemos tenemos que vivir en alguna parte. Yo sería partidaria de vivir arriba del restaurante que no será más fácil de gestionar y tal esto puso puso una barrera, hablé y me y dijo que no que de ninguna de ninguna manera viviríamos encima de un de nuestro establecimiento viviramos cerca para por comodidad pero pero fuera en otra calle y, alejados ¿No? 
Y así fue, ¿No? Y bueno, yo claudiqué porque me pareció que que bueno, no, no, no, no tuve, no tuve argumentos para contrarrestarle, sobre todo porque el pisto lo compró a él, o sea que. 

Loïc Malsch:
[16:03] Así que bueno. 

Ada Parellada:
[16:05] Y y y bueno la verdad es que la única cosa que no he replicado es vivir encima pero sí que he trabajado todas las horas del bueno decirte también que que que cuando yo, viví en una casa normal, o sea cuando enseguida me me sentí como, ¿Sabéis de aquellas personas que han ido toda la vida descalzos y que se han puesto la por primera vez unos zapatos y le les aprietan? Pues yo cuando viví en la que en mi casa normal pensé ostra, No, no, no, yo ya tengo. Porque yo yo estudié derecho ¿Sabes? Y iba para abogada, después cuando me di cuenta de lo que significaba una vida normal pensé ¡Qué horror! Y entonces me apretaron los zapatos y abrí un restaurante, para que veas. 

Loïc Malsch:
[16:53] Bueno, así como quien no quiere. 

Ada Parellada:
[16:55] Pero bueno sí que he replicado bastante eh pues el a mi madre seguro porque la admiro, la quiero y la y la y la echo de menos a partes iguales, y y para mí fue un modelo. 

Loïc Malsch:
[17:08] Y el el claro, ¿Cómo se os ocurre? Tú tienes veinticinco años, estás estudiando derecho. Eh Santi, tu marido, eh está, no sé si está estudiando o que ha acabado arquitectura. Eh mmm, ¿De dónde sale montar un restaurante juntos? 

Ada Parellada:
[17:26] Bueno, mira, no, no, es que fue, yo estaba estudiando derecho y de golpe le dije a Santi, bueno yo es que esto del derecho se está acabando la carrera porque estaba en cuarto. 

Loïc Malsch:
[17:36] No, no es que era tu primer semestre de carrera. No, no, no. Te quedaba nada para acabar. 

Ada Parellada:
[17:41] Estudiado muchísimo porque además me costaba mucho y bueno quiero decir que yo soy muy aplicada, es superobediente si quieres, No ha sido nunca esto es lo esto es lo que aprendes siendo la pequeña de ocho ¿No? O sea que eres más obediente de verdad porque claro. 

Loïc Malsch:
[17:58] Sí, ¿Tú crees? Ah, mira, yo veía a los pequeños como los rebeldes justamente, porque no tenían, no. 

Ada Parellada:
[18:03] No no, es una ambivalencia entre mmm protección y amenaza, ¿Sabes? 
Sé que estás muy protegido porque los padres te protegen más. 

Loïc Malsch:
[18:18] Y los hermanos grandes también, no mayores. 

Ada Parellada:
[18:19] Pero los hermanos mayores también pero vives bajo la amenaza, si haces esto ya verás yo por experiencia, caerá una borda. Y entonces te haces bastante más. Bueno, en mi caso, ¿Eh? Yo, Mis miedos, mis miedos eh fundamentales, o sea, mis miedos ah enraizados, mis miedos que ocupan, son de las amenazas. Yo por esto siempre algo que que que pienso que debería superar son, o que me ha frenado mucho es el miedo, el miedo, yo siempre he tenido miedo. 

Loïc Malsch:
[18:59] Pero miedo a que, por ejemplo, miedo a lanzar el restaurante o o eras demasiado joven y no lo. 

Ada Parellada:
[19:04] Miedo mmm a las represalias en general ¿No? Pero pero ¿Qué decir? A a las reprimendas ¿No? 
Pero bueno, que quiero decirte que, que, que, pero, pero, pero igual que que tengo miedo, por suerte tengo una parte importante de inconsciencia, y de y o sea no soy valiente pero soy inconsciente. O sea yo. 

Loïc Malsch:
[19:28] Y eso contrarresta. Ya sé que te lanzas en aventuras que si las piensas dirías uy. 

Ada Parellada:
[19:32] Hay una parte mía y de bueno una parte de muchísima gente que te obnubila que es la ilusión. La ilusión es exactamente como la magia, no te deja ver el tru, ¿Sabés? La ilusión es terrible. A la gente le le encanta la ilusión. Pero la ilusión es terrible. Es un mmm un fatal amigo, los negocios. 
Porque no te deja ver el truco, que porque sobre todo porque, eh mmm la ilusión te hace subir montañas, saltar eh te hace hacer todo, o sea, todo lo haces por la ilusión pero es una se desvanece muy rápido. Entonces tú te encuentras arriba del ocho mil, sin zapatos sin abrigo y sin saber volver. 

Loïc Malsch:
[20:38] Ahí es cuando te das cuenta qué he hecho, ¿No? Pero también. 

Ada Parellada:
[20:41] Claro. Qué coño estoy haciendo aquí? Si yo no sé bajar. 

Loïc Malsch:
[20:44] Claro ¿Qué estoy haciendo aquí? Y ahora no me queda otra que bajar y seguir. 

Ada Parellada:
[20:48] Exacto. Tú sabes que los escaladores es más difícil bajar que subir. 

Loïc Malsch:
[20:54] Ajá porque ya ya para subir tienen una meta. ¿No? 

Ada Parellada:
[20:56] No sé, por lo que sea, porque parece que es más difícil. Pero eh. 

Loïc Malsch:
[21:02] Pero también Ada es lo que te permite eh mmm yo esto más de una una persona que ha pasado por aquí eh de de empresarios y tal dice algunos le ponen ilusión, otros le ponen ingenuidad, eh ignora te dicen, como yo hubiera llegado a saber lo que representaba esto en el follón en el que me estaba metiendo, no me metía. Pero también es lo que te permite montar cosas. 
Nadie haría nada. 

Ada Parellada:
[21:26] Claro. O sea, la ilusión es necesaria pero tiene que estar bien administrada. O sea, tú tienes que dominar la ilusión, ¿No? La ilusión te domine a ti, ¿Sabes? Tú tienes que o sea tienes es es un muy muy es un gran enemigo por esto eh negocios no funcionan porque solo están basados en la ilusión. En mi caso eh yo siempre digo que la eh la generación I son esta generación que, ingenuidad, una mezcla de ingenuidad de de ilusión eh y de ah imaginación que te hacen hacer este, te hacen montar este este negocio ¿No? Y cualquier negocio o cualquier empresa, cualquier, que que que sí que es necesaria la ilusión para para para montar empresas pero siempre es un enemigo de. 

Loïc Malsch:
[22:23] Bueno es un riesgo. ¿Tú cómo lo contrarrestas? Este riesgo o es o es igual eh eh Santi tiene algo que ver con esto. ¿Os compensáis o cómo haces para gestionar tu. 

Ada Parellada:
[22:32] Mucho con Santi, lo que pasa es que, sí que es una persona muy con mucho temple, con mucho temple, muy bastante y muy serena y lo lo de la ilusión él sí que nunca, lo que le ha hecho ilusión, ni esto ni creo que nada, pero bueno eh es que, es una persona con mucho mucho mmm, es muy lineal y muy muy lineal. Y nos y y no se cansa, no se cansa en el sentido, Que bueno esto él va es a su ritmo. 

Loïc Malsch:
[23:11] Bueno esto esto es la mezcla perfecta ¿No? Una persona con ilusión que empuja y que y que hace que las cosas pasen y tal y otro detrás que hace que estas cosas una vez que han arrancado continúen. 

Ada Parellada:
[23:20] Exacto, exacto. Yo este restaurante no hubiera aguantado sin Santi, esto está clarísimo. Y yo este restaurante lo he cerrado ya, veces, una vez por año lo hubiera. 

Loïc Malsch:
[23:33] ¿No? 

Ada Parellada:
[23:34] Mínimo, mínimo, cerrado ¿Eh? Pero pero cerrado. Lo he intentado traspasar mi eh o sea eh, Santi, ¿Y si lo traspasamos ya? Porque ¿Sabes? Si nos vamos, treinta veces lo he traspasado ya. Pero Santi siempre, bueno, aguantemos hasta, mira, un año más y tal. Ahora te, siempre busca la la zanahoria, siempre busca la zanahoria. 

Loïc Malsch:
[24:01] Ya te ya te debe conocer ya. 
Y trabajar en en pareja y en familia. Eh mmm hay pros y hay contras. Y ya vemos alguno de los de las de las cosas buenas ¿No? Que os complementáis superbién. Eh eh ¿Cómo os repartís los roles? 

Ada Parellada:
[24:20] Bueno de no no ha habido un reparto organizado ¿Eh? Sino que ha sido así pues cada uno lo que más lo que más confortable se siente lo ha ido, la verdad es que Santi es un come marrones total ¿Eh? O sea que el entonces le he ido traspasando las cosas que a mí me dan más pereza y tal. Aunque, Mi madre siempre decía mmm nena, tú la Clauda Alcalá que en castellano significa tú la la. 

Loïc Malsch:
[24:51] Bueno la la llave del cajón. La caja. 

Ada Parellada:
[24:54] Siempre la caja, dominando la caja, porque si no dominas las pacetas no, ¿Sabes? 

Loïc Malsch:
[25:00] Se te va el negocio. 

Ada Parellada:
[25:01] Bueno que te puedes quedar trabajando sin solo trabajando ¿Verdad? Si. 

Loïc Malsch:
[25:06] Tal cual. 

Ada Parellada:
[25:08] Sí Y la verdad es que esto es lo primero que que traspasado. O sea, lo primero que que le he dado a Santi. Porque, Manuel, tiene facilidad con las cuentas y yo soy un desastre, y entonces pues nada. 

Loïc Malsch:
[25:24] Eso te da mucha tranquilidad, ¿No? Saber que esta parte que es tan fundamental, pero que no te gusta, ya está en buenas manos y no te tienes que preocupar para nada, y eso te debe liberar para, pues, para esta ilusión, para imaginar, para crear, ¿No? 

Ada Parellada:
[25:36] Sí, sí, sí, sí, sí. Esta parte que es muy pesada y pero en cambios fundamentales es es todo, es todo porque yo sí que trabajo por con otros con otros retos, ¿Eh? Pero, Aquí trabajan veinte, veinte personas, que son veinte familias. Poca broma. 

Loïc Malsch:
[25:56] Esta responsabilidad. 

Ada Parellada:
[25:58] Poca broma, Al final todo es una todo es divertido. Mientras tú respondas a tu responsabilidad principal que es que es eh poder pagar el sueldo de estas personas. 

Loïc Malsch:
[26:13] ¿Os ha pasado alguna vez de encontraros en periodos eh donde dices a final de mes no sé cómo voy a pagar a la gente? 

Ada Parellada:
[26:20] Supuesto, o sea, nos ha pasado yo una vez, cuando dos veces, una mula al principio, pues no, pues es que es natural ¿No? Pero lo que pasa que al principio pues estábamos con un equipo muy joven también muy, ilusionado y tal y entonces bueno ahora hicimos lo que pudimos bueno fue fue un traspiés muy muy pequeño pero entonces sí que tuve un traspiés muy bestia o sea realmente una sufrimos muy profundamente la crisis del dos mil ocho, diversas circunstancias, una las coyunturales, las que sufrió todo el mundo, o sea vamos evidentemente una crisis económica de dimensiones brutales, a mí me me pilló en un momento laboral, vital y laboral, que aún la la la hizo más grave, ¿No? Porque yo estaba en un momento muy relajado. O sea, yo creía que ya estaba consolidada. Es lo peor que puede creer. 

Loïc Malsch:
[27:21] Estabas confortable, estabas cómoda. 

Ada Parellada:
[27:24] Yo creía en mí, creía en mí, en en mi profesionalidad, Y creía en mi modelo de negocio. Estaba convencida de que estaba en el buen camino. Y esto es lo peor que puede creer un empresario. Un empresario siempre tiene que tener miedo. Siempre tiene que tener, temor. Siempre que tiene que estar dudando. Dudando de su de su de de de su profesionalidad, de su, expertise que agradecís de todo esto. Siempre se tiene que estar formando. Siempre tiene que estar temeroso. O sea. 

Loïc Malsch:
[28:02] Sí, en el sentido de que de que nada está ganado para siempre. 

Ada Parellada:
[28:05] Nada. No eh es muy voláti, la volatilidad es una característica de de ah de de de nuestro, de de sí y de de de los negocios y tenemos que estar siempre muy atentos, muy atentos, muy. 

Loïc Malsch:
[28:24] Claro y tú te encuentras esto ¿Qué llevabais? Quince años ¿No? Más o menos en el dos mil ocho. 

Ada Parellada:
[28:27] Bueno eh los eh sobre todo el drama fue el dos mil doce porque ya llevábamos unos años de bueno de de de migración en el sentido de cada cada vez más menos negocio y no nos dábamos como cuenta. Fue. 

Loïc Malsch:
[28:43] Paulatino así no fue de un día para otro. Que es peor todavía. Es es es la rana que que va que se la van hirviendo ¿No? 

Ada Parellada:
[28:50] Cada vez teníamos menos clientes pero lo lo lo culpábamos a la crisis ¿No? A nuestra incapacidad de adaptarnos al momento. O de nuestra falta de. 

Loïc Malsch:
[28:59] Disteis cuenta cuál fue cuál fue el cambio de chip y qué os permitió sobrevivir al final. 

Ada Parellada:
[29:04] Sí, en junio, Julio, julio del dos mil doce. Eh Santi me dijo, no tenemos dinero. No tenemos, no tenemos dinero. O sea, no tenemos dinero. O sea, no, no hay. 

Loïc Malsch:
[29:21] En plena temporada porque eh junio, julio, es. 

Ada Parellada:
[29:24] No. Nosotros para nosotros no es plena temporada. Nosotros trabajamos más en en invierno que en vera. 

Loïc Malsch:
[29:30] Trabajéis más, menos con turistas que con gente regular. 

Ada Parellada:
[29:33] Y nuestros nuestro público es local, Santi me dijo, no, no tenemos dinero y esto está a las últimas. O sea, la caja está vacía y tenemos deudas y mmm bueno, o sea, estamos a punto, no podemos asumir, pagos y entonces tenemos que hacer algo y Vicente me dijo, mira, esto fue un julio, me dijo, mira, hacemos una cosa, nos vamos de vacaciones, cerramos, cerramos, cerramos en agosto. 

Loïc Malsch:
[30:02] Solláis cerrar, como siempre. 

Ada Parellada:
[30:04] Sí, no, cerrábamos una semana, pero aquel año dijimos cerramos tres semanas para estas tres semanas pensamos a ver cómo y, Y después abrimos en septiembre. Y sí eh en diciembre no ha habido un cambio. Cerramos definitivamente, que no puede. Y entonces hablamos con el personal, les pedimos, les pedimos un poquito. Éramos poquitos ya ¿Eh? Les pedimos una implicación y y entonces, un poquito de comprensión estaban un poco así pero aceptaron y entonces yo en septiembre abrimos pero bueno pero a mí me salió las Carla la Scarlet Ohara o la escarlata Ohara, escarlata ojara me salió, es que pero hasta me me sorprendo de mí misma porque fue no voy a pasar, no pasaré hambre, empezamos a, bueno, cambiamos todo, ¿Eh? Cogimos la carta, la carta, o sea, del restaurante, la cambiamos de arriba a abajo. Empezamos eh cambiamos los, empezamos a hacer menús, menús de mediodía, menús de grupos, menús de jóvenes, me. 

Loïc Malsch:
[31:11] No teníais menús, era pura carta. 

Ada Parellada:
[31:13] Era, Solo era carta. En vez de hacer menú de mediodía económico. Menús de grupos de todo. O sea era esto era como Iberia. Y ¿Sabes? O como como cualquier eh, bueno de estas compañías aéreas que tú sabes que el de al lado ha pagado otra cosa, el mismo servicio? Pues yo los clientes me llamaban y me decían somos un grupo, vale. ¿Qué queréis pagar? Veinte, pues yo les hacía una una comida para veinte, es igual. Por veinte euros o sea el precio lo ponía el cliente. No, no. 

Loïc Malsch:
[31:46] ¿Y tú ya te adaptabas con esto? Pero ganabas. 

Ada Parellada:
[31:47] Si, yo, yo, yo con tal de que viniera, lo que fuera. Estamos abriendo los domingos, no no cerré durante ocho años, ningún día, saqué. 

Loïc Malsch:
[31:58] Un día y tú estabas ahí siempre. 

Ada Parellada:
[32:00] Ningún día. Siempre. He estado durante ocho años trabajando pero sin parar eh bueno enseguida cambió ¿Eh? O sea cambió enseguida la dinámica. 

Loïc Malsch:
[32:12] Si los los efectos fueron inmediatos de los cambios, de meterme y tal. 

Ada Parellada:
[32:16] Diversas circunstancias ¿Eh? También hubo una coyuntura externa que lo lo propició pero yo saqué los manteles miramos todos los gastos, reducimos a al máximo, o sea que todos los manteles eh pinté las mesas, para evitar la la lavandería que era un gasto muy muy bestia eh bueno, hicimos, de todo y y y cambiar la dinámica. También por una cuestión externa que no no no controlaba yo pero que fue una chamba que salió de, Y es que justo me pidieron hacer un anuncio. De televisión a nivel estatal, para toda la península. A todo el estado, Este anuncio era de de lavavajillas, es igual. Es igual. Y el anuncio decía que era hada para el hada del restaurante. O sea, este anun, que que fuera una suerte enorme porque además me pagaron. 

Loïc Malsch:
[33:22] No solo te pagaron sino que te dieron publicidad gratuita brutal. 

Ada Parellada:
[33:26] Brutal. Y además, no en entornos culinarios, sino en entornos generales. O sea, la gente estaba mirando una película de terror, Estaba mirando un un un concurso de de de de del calamar, yo que sé, o estaba mirando un programa de bromas, o un Lake Show o o la telenovela del mediodía o lo informativo. Es igual, los públicos, de todas las edades se cortaba el eh en época donde las redes sociales tampoco tenían, o sea, que la gente miraba mucho televisión convencional, de golpe cortaban lo que estaban mirando mirando una peli porno, no sé, da igual. Lo cortaban y salía yo. Hola. Del restaurante Simproniana porque además salió durante seis meses machaconamente. ¿Sabes? Aquellos anuncios que dices basta ya. 

Loïc Malsch:
[34:19] No la quiero ver más. Ya, me voy a su restaurante para verla es real. 

Ada Parellada:
[34:24] Pero no sabes, es que fue porque la gente se había olvidado de Sembroniana y de golpear ¡Ay! La gente no, no, no, se le quedó aquí, en aquel rinconcito del del cerebro que no sabes cómo porque dicen ¿Dónde vamos a cenar? Ah, Pero no saben, no sabes por qué te acuerdas de siempre una mierda. ¿Te acuerdas de siempre oniana? Pensando que te acuerdas porque te acuerdas, pero no, es porque es visto. Hada para ir hada con un lavavajillas por allí. Se te ha quedado aquí, has dicho y de golpe te acuerdas ¿No? 

Loïc Malsch:
[34:56] Porque ¿Por qué sale este anuncio? ¿Por qué te lo proponen a ti? Hombre habrá alguien te lo. 

Ada Parellada:
[35:04] Hongos porque era mujer bueno yo que sé porque la no lo sé. 

Loïc Malsch:
[35:10] Algo habías hecho antes o estabas en contacto. 

Ada Parellada:
[35:12] María, la María, la directora del anuncio. Que pensó en mí, Siempre te lo he dicho y siempre te lo diré. Me sacaste de la de la miseria más absoluta, del desastre más total. Y nunca fuiste consciente de ello, ni yo lo fui hasta que pasado pasó el tiempo. Hice un análisis de por qué superamos el bache de una manera, ¿Por qué hizo el cambio? Y evidentemente nosotros hicimos cambios en el establecimiento y nos pusimos las pilas y éramos eh siete de personal, siete de personal y corrimos como locos y yo no dormía y trabajaba, quince, dieciséis y dieciocho horas diarias sin sin, Bueno, muerta. Iba muerta. Y nuestros hijos no nos vieron más. Y los hicimos mayores de golpe. 
Y los pusimos a trabajar muchos fines de semana. Y tenían diez años y doce años y ya nadie les cuidaba en casa y se hacían la cena. Pobrecitos porque nosotros ya, que eran suficientemente mayores ¿No, Y y fue una locura. Pero María ayudó muchísimo. O sea, tuve la suerte. Y después también me pidieron, colaborar en muchos programas de televisión y y yo iba a todas partes y todo ayudó, todo ayudó. 

Loïc Malsch:
[36:40] Bueno, lo mismo que decías antes de que eh empezasteis a pasarlo mal con la crisis, que es un elemento externo, pero sobre todo, porque internamente os habíais acomodado y no estabais buscando cosas nuevas. 

Ada Parellada:
[36:51] Exacto. Exacto. 

Loïc Malsch:
[36:53] Parece mentira que cuando tú ya te desacomodas, buscas cosas, sacas la que llevas dentro, pues ya también externamente empiezan a llegar cosas buenas. 

Ada Parellada:
[37:01] Unas cosas que que yo no quiero no quiero, dar, o sea, el mérito fue propio, evidentemente, porque fue un cambio fundamental pero que justo, Las coincidencias, la coyuntura externa me ayudó muchísimo y esto quiero quiero no reivindicaros sino ser sincera ¿No? Y. 

Loïc Malsch:
[37:25] Y tú luego ya nunca dejaste de de de más que nunca dejaste empezaste a tener esta estas dos eh eh estos mmm estas dos gorras ¿No? Eh eh eh de pues eh cocinera, chef con tu restaurante, pero también cada vez más comunicadora ¿No. 

Ada Parellada:
[37:42] Bueno ya ya había ya había colaborado ¿Eh? Con bastante con diversos programas y tal, siempre siempre me habéis dado esta título que a mí me encanta porque es debe ser un don natural pero no, no, no, no lo he, No lo percibo así y y y además no, no, no, bueno, no sé, debe ser una cosa natural que sale, pero sí, sí. Muchos medios han confiado en mí, muchas veces. Sí, sí, y yo feliz. 

Loïc Malsch:
[38:13] ¿Esto qué te aporta? A parte de obviamente publicidad para el propio restaurante a ti a nivel personal eh luego cosas que que haces en en medios eh te hace reflexionar, te hacen cambiar cosas o o son dos mundos totalmente separados en en tu mente y en tu y en tu crecimiento. 

Ada Parellada:
[38:29] No. ¿Sabes lo que me aporta fundamentalmente? Es que delante de una cámara tienes que ser más ágil. Ah tienes que ser muy ágil. Y tienes que dar contenido. Es muy importante cámara, micrófono, lo que sea. 
Entonces lo que he he me ha me ha me ha hecho aprender muchísimo porque claro, cuando tú cocinas y tal eh siempre acabas cocinando un poco lo que te sientes, lo que tú conoces, te sientes confortable, ¿No, no no no lo que, ¿Sabes? Intentas sí, hombre, cada pues a lo mejor aventurarte un poco pero sobresólido ¿Sabes? En cambio cuando cada semana tienes que enfrentarte a una televisión y tienes que sacar un plato adelante, tienes que mmm pensar bueno pensar qué receta, cómo, tal y cual. Es otro lenguaje y es un reto y es un aprendizaje constante. Lo que quiero decir en definitiva es que, he aprendido gracias a a los medios. O sea que para mí ha sido un aprendizaje bestial. ¿Sabes? No sé. 

Loïc Malsch:
[39:39] Y luego llega un momento que te llega un momento luego. 

Ada Parellada:
[39:43] Tenido mucho, me ha nutrido, sí he aprendido muchas cosas. Creo que ha sido al revés ¿No? Que, me han contratado como experta o como conocedora y yo pues gracias a eh a a a este contrato he aprendido. O sea me eh gracias a. 

Loïc Malsch:
[40:04] Has mejorado en en lo. 

Ada Parellada:
[40:05] Mejorado mucho, he he aprendido. Sí, me he hecho más experta. 

Loïc Malsch:
[40:11] Bueno eh se se nutre una una cosa. 

Ada Parellada:
[40:13] Bueno no no sé si no sé cómo decírtelo ¿No? Te te contratan porque sabes pero en realidad sabes porque porque te contratan. Sí. 

Loïc Malsch:
[40:21] Se va a ir retroalimentando. Y oye, Ada, y llega un momento que decides abrir una cuenta de Instagram. Work. 

Ada Parellada:
[40:28] Ah, no, yo no, yo no, yo no, que va esto esto fue porque yo tenía así en aquel momento contrataba una agencia de comunicación, primero, primero un día me acuerdo una una noche vino uno un amigo mío de la infancia que trabajaba en medios de comunicación en en TV3 y justo trabajaba en la parte digital de de TV tres, Y me dijo, hada, ¿Sabes que hay una cosa que llaman redes sociales? Pero te estoy hablando también dos mil doce o así, ¿Eh? Me acuerdo, porque era una noche y había muy poca gente, él estaba y yo estaba pues por ahí pululando y me dijo tienes que hacerte una página de Facebook, que yo te que palomas. Pa allá, pa allá, qué palo. 

Loïc Malsch:
[41:16] Ya bastante tengo yo como para tener una página de Facebook. 

Ada Parellada:
[41:19] ¿Pero qué me dices? ¿Qué es esto? Si sí tienes que hacerte una página de Facebook, bueno y yo por no quedar mal con él y tal y pensé bueno pues venga va y me me la hizo me la hizo pero aquella noche ¿Eh? O sea. 

Loïc Malsch:
[41:36] Ahí in situ en el restaurante ella te hizo la página. 

Ada Parellada:
[41:39] Sí. Me dijo papá, te ayudo. Y me entramos, No sé. Fue muy rápido, ¿No? Pero evidentemente. Yo pensé, vaya palos. Pero mira, resulta que descubrí Facebook y que no tenía ni idea, evidentemente, me daba un palo enorme, y descubrí aquel uso que al principio todos usábamos en Facebook era encontrar amigos antiguos. 

Loïc Malsch:
[42:00] Cotillear. 

Ada Parellada:
[42:02] Sobre todo, sobre todo relación social porque esto era en dos mil doce ¿No? Era, ¡Ay, qué gracia! Pues mira, ahora tal, ¿No, y al cabo de bastantes años yo ya tenía contra yo ya con Facebook y a pues ya ya me sentía confortable, cotilleaba, colgaba mis cosas, no sé y y y vino la de la agencia de comunicación me dijo tendríamos tendríamos que hacer una página de Instagram y entonces, yo le dije ya tengo bastantes confesos, Ahora es Instagram. 

Loïc Malsch:
[42:40] Bueno. 

Ada Parellada:
[42:42] Entonces la hicimos con restaurantes en que representaba a mí y evidentemente. Después hubo un momento en que durante el process eh la de comunicación me dijo tenemos que separar las cuentas, Reina, porque, no no opina ¿Sabes? De estas cosas. 

Loïc Malsch:
[43:04] No puedo opinar tanto. 

Ada Parellada:
[43:07] Dije qué palo, qué palo, separamos las cuentas, perdí un montón de de información porque tenía cosas muy chulas yo en en mi Instagram antiguo, y separamos las cuentas y y bueno y entonces allí me sentí muy libre como hada parellada y dije bueno yo aquí me lo voy a pasar bomba. 
Ya verás tú. 

Loïc Malsch:
[43:31] Ahí fuiste tú sin. 

Ada Parellada:
[43:33] Libre. 

Loïc Malsch:
[43:34] Restaurante o tal sino en las cosas que a ti te hacían gracia. 

Ada Parellada:
[43:37] Pero pero sin de manera intrascendente, o sea, sin pensar que nadie le pudiera interesar ni lo que yo dijera, ni hiciera, ni colgara, ni nada. 
Y oye, aquí he sido no libre, no, lo siguiente. Sido muy muy. 

Loïc Malsch:
[43:53] Y esto ha crecido eh eh eh bastante y rápido. 

Ada Parellada:
[43:58] Sí, sí, bastante. No, no es nada pero no es nada porque hay un montón de gente que tiene un montón de más, ¿No? Pero pienso que ha crecido mucho porque precisamente eh allí pues eh en esta cuenta, he hecho lo que me ha dado la gana y y y creo que es uno de los valores que valoran, una de las actitudes que valoran los seguidores, que seas libre. 

Loïc Malsch:
[44:22] Totalmente. Oye y ahora que. 

Ada Parellada:
[44:24] El diabetes no lo soy tanto ¿Eh? Porque digo ¡Ay! Me salió el miedo. 

Loïc Malsch:
[44:27] ¿Así te cortas? ¿Te cortas ahí? 

Ada Parellada:
[44:30] Hombre, hay algún momento que claro, ves, para mí, setenta mil seguidores para mí es mucho, es mucho, muchísimo, muchísimo. 

Loïc Malsch:
[44:40] Setenta mil personas, son muchas personas. Que dices, oye, son menos que otros. Sí, ya, pero son muchas. 

Ada Parellada:
[44:45] Sí, no es nada pero para mí es mucho, sí. Eh no es nada, no es nada significante para nadie, pero para mí, para mí es mucho mucho. Yo siempre pienso eh cuando tenía veinticinco mil pensaba, veinticinco mil, es la mitad de la población de Granoller, siempre digo, es como si la mitad, La mitad de granolas me sigue. Cuando tuve cincuenta mil digo, anda, todo granollers me sigue. Qué es fuerte, ¿Eh. 

Loïc Malsch:
[45:15] Hombre, es fuerte. 

Ada Parellada:
[45:16] Juntos, por los juntos, por los. 

Loïc Malsch:
[45:18] Claro, es que estamos acostumbrados a ver millones y millones y tal que no nos damos cuenta que cincuenta mil es mucha gente. 

Ada Parellada:
[45:24] Sí, para mí, o sea, quiero decir que que no me lo que no me crea nada porque no es nada a nivel eh influencer, no es nada, porque evidentemente, hay gente muchísima gente que lo supera y holgadamente pero para mí, haciéndolo todo en catalán, porque en esto se no es que sea estricta, es que no tengo tiempo de hacer, de, de, de escribir tanto, ni de hacerlo duplicado ni nada y y además mi público y mi gente es muy cercana, Y o sea que para mí y sin tener ninguna línea. Sin. 

Loïc Malsch:
[46:03] Publicando únicamente lo que a ti te apetezca, ni tal. 

Ada Parellada:
[46:07] Me sale el chumino. Claro. 
No tienes línea editorial. Eh mmm eres irregular. Eh mmm haces eh vas de bueno, soy caó. 

Loïc Malsch:
[46:22] Que es el catalán, que no hay tanta gente. No, no, si lo mires a nivel de de catalán o parlantes, tienes muchísimos seguidores. 

Ada Parellada:
[46:29] Claro eh tienes ah papás de un día sale mi hijo y el otro día sale un productor y él decía siguiente un plato y hala. No hay quien lo aguante. Es un caos. 

Loïc Malsch:
[46:43] Bueno, se ve que sí que hay hay mucha gente que lo aguanta y que le gusta. 

Ada Parellada:
[46:47] Yo creo que al final la única cosa que que que es así que creo que es la clave del éxito, digamos, de este pequeño éxito, que esas soy así esta. O sea que es la que no hay trampa ni cartón. Y que no hay. 

Loïc Malsch:
[47:06] A tu realidad. 

Ada Parellada:
[47:07] Que no hay ningún interés comercial o o crema artístico detrás de esto. 

Loïc Malsch:
[47:13] Y eso yo creo que se nota en tú sueles tener bastantes comentarios en tus en tus publicaciones. Que la gente se siente identificada o empatiza y comenta y. 

Ada Parellada:
[47:23] Y en esto en esto te tengo que decir que me siento fatal porque contesto poquísimo sino cero, Es que no llegó ¿Eh? No llegó, no llegó. O sea, no llegó. Porque a mí me dicen ¿Quién te lleva en Instagram Diego? ¿Quién? A ver. 
A ver, ¿Qué quieres que que que quieres que meta alguien en un manicomio? Porque claro, si, si, o sea, llevarme Instagram es como para morirse, ¿No? Es imposible. Lo llamo yo misma, Y después, claro, estoy pues me dificulta mucho contestar. Los agradezco enormemente, evidentemente, imagínate, claro. Os agradezco. Imagínate, pero mmm porque siempre quiere decir que hay alguien allí, hay alguien hay alguien ¿No? Y pues hay alguien allí y después pues eh pero me me me me entristece mucho no poderlos contestar, es que de otra manera no, no, no, no podríamos tirar a a avanzar, ¿Sabes? No podríamos avanzar, están ya contestando, solo o sea dedicada solo a esto. Y no, no. Hay una vida que se refleja un trozo eh pero la vida está. 

Loïc Malsch:
[48:28] ¿Cuánto le dedicas tú al Instagram, a la semana. 

Ada Parellada:
[48:33] No hay no hay orden ni concierto. 

Loïc Malsch:
[48:41] Va fluyendo. 

Ada Parellada:
[48:43] Y ha fluido mucho, fluido mucho. Eh se nota cuando estoy por ejemplo de mmm de espectadora o cuando estoy de actora ¿No? Cuando estoy, todos o sea todo me entusiasma cuando estoy voy colgando stories a saco a saco. Aquel día hay mil stories. Pues yo qué sé, he ido a la feria de no sé qué. Son cuarenta mil stories. Cuando yo te estoy cuando estoy haciendo un taller pues ya ya nada. 
No sale nada. 

Loïc Malsch:
[49:08] Centrada en lo tuyo. 

Ada Parellada:
[49:09] A no ser que algún buena persona haga lo cuelgue, entonces yo lo retuiteo, pero sí, sí, cuando estoy trabajando ya se nota, estas últimas semanas que no he parado pues ha sido he tenido un Instagram hoy muy paradito. Tengo un montón de recetas que editar, está paradito sí. 

Loïc Malsch:
[49:31] Oye eh para hablar un poco de comida antes de de de terminar eh en en este libro nuevo que que has publicado ahora para Navidad eh eh Conciliar Vida y Cuida o al revés ¿No? ¿Cómo era? Cuida y conciliar vida o. 

Ada Parellada:
[49:45] Primero cocinar, sí. 

Loïc Malsch:
[49:47] Ah, primero cocina. Siempre, primero hay. 

Ada Parellada:
[49:49] O sea, la la cocina tiene que entrar en la vida. Ya llega la vida y ya está. Pero la cocina, la cocina no tiene que ser, O sea, vamos a ver. ¿Cómo te lo cuento esto? Los cocineros de una manera muy soberbia, porque eso sí que lo tenemos, Creemos que, o sea, criticamos y culpabilizamos con mucha ligereza. O sea, enseguida decimos que ya está bien que la gente haya abandonado la cocina. 
Es una crítica y una y después va la culpa. Y es porque, No les da la gana de cocinar. No les da la gana cocinar porque el tiempo es el mismo desde el pleitoceno. Las veinticuatro horas del día son iguales de toda la vida. Es que antes cocinaba la gente. Y ahora no, es culpa de la gente. Primero. 

Loïc Malsch:
[50:44] Que sigue teniendo estas veinticuatro horas ¿No? Representa. 

Ada Parellada:
[50:46] Exacto eh si quisieran cocinarían, lo que pasa es que no es su prioridad, pan. Aquí lo dejo. O sea, pan. Y se quedan tan anchos. Tú vas a una cocina profesional y ¿Qué tenemos en la los cocineros lo decimos desde nuestras cocinas profesionales? ¿Dónde? Hay un mínimo de dos personas, o tres y siempre una de estas personas está fregoteando, no sé si en tu casa tienes a alguien que esté todo el día fregoteando. 

Loïc Malsch:
[51:19] Bueno, yo y mi mujer, los dos. 

Ada Parellada:
[51:23] Segunda cosa. Segunda cosa de los cocineros. Tenemos todo el día para cocinar. Es nuestro trabajo. ¿Vale, si que conciliamos trabajo y cocina, claro, ¿Sabes? Tenemos una conciliación laboral, y y y familiar pues está. Tenemos tiempo. Tenemos una cocina equipada, un espacio de un un espacio equipado además hemos estudiado para ello o o hemos nos hemos formado en ello, por tanto tenemos tiempo, espacio eh mmm maquinaria, o sea, maquinaria, y conocimiento. Conocimientos y además talento, habilidades. ¿Vale? Cinco cosas que muchas que muchos personas, la mayoría de la gente no tienen, Por tanto es muy fácil criticar, culpabiliza, de esta atalaya, desde este espacio ¿Vale? 
Lo que digo. A ver, persona, persona que no eres profesional. Si tú resulta que sientes que tienes una responsabilidad, que además es verdad, no la sientes, sino que tienes una responsabilidad. 

[52:31] Padres, con tus hijos, o sea, ¿Sabes? Tienes que cuidar a tus padres, a tus hijos. Depende del momento vital. Eh tienes es una persona que para equilibrarte mentalmente necesitas hacer ejercicio físico, actividad física, pasear, lo que sea, vivir o estar un rato al aire libre pensar las horas sentado que estás. Eh si eres una persona que tienes inquietudes culturales gusta el teatro, leer, esto te nutre eh ¿Sabes? Una persona que necesitas tener una vida social, oye, que necesitas que tienes tus aficiones eh de numismática. Yo qué sé. Filatélicas, lo que tú tengas. 

[53:15] Momentos. ¿Te gusta hacer el crucigrama? ¿A mí qué me cuentas? Lo que sé. Por favor. No dejes esto por la cocina. No lo deje, no dejes que tu tus, responsabilidades, tus necesidades y tus aficiones se vean mermadas o arrinconadas eh por la cocina, imagínate, no, es que yo dejo a mi hijo en la bañera porque tengo que hacer un so, lo dice y él ya se baña solo. Que se te va a ahogar, nena. 
¿Sabes? Por favor, no lo dejes en la cocina porque tienes que hacer una corona de de no sé qué, o un relleno, un pollo relleno, no, ¿Vale? El estilo de de vida evidentemente ha cambiado. No es lo mismo ahora que en mil novecientos sesenta. 
Ni el mes más de ciento es ochenta. La incorporación de la mujer en el en el mundo laboral remunerado es necesaria ha sido una lucha y no podemos ahora decir pues vuélvete a poner el delantal y a la a a claudica, decir que hay muchos derechos adquiridos que que son el resultado de una lucha eh mmm de de y de una lucha que ha supuesto muchas renuncias, ¿Vale? Y muchas horas, muchas renuncias de horas de sueño y de y que ahora no. 

Loïc Malsch:
[54:38] Y de muchas cosas, sí, sí. 

Ada Parellada:
[54:39] Ahora no podemos desde nuestra cocina confortable decir tienes que cocinar y volver a no. Ahora bien. 

Loïc Malsch:
[54:47] No solo la mujer puede cocinar. 

Ada Parellada:
[54:49] No, no, no, yo hablo de la mujer porque sé lo que nos ha costado estar donde estamos. 

Loïc Malsch:
[54:54] ¿Por qué sigue siendo en en los hogares la persona que más cocina. 

Ada Parellada:
[54:57] No, yo hablo de la mujer eh no como pero pero, pero sé que ha estado asociada a la mujer, por un lado, durante muchos siglos, Y y nos ha costado sacarnos el el delantal, o sea, colgar el delantal ha sido es el símbolo de la, de la lucha. O sea, mi madre no cocinaba, no cocinaba nada. Nada por principios, porque era. 

Loïc Malsch:
[55:26] Por principios. Ah, qué bueno. 

Ada Parellada:
[55:29] Porque era hiperfeminista y no hacía nada de las tareas del hogar. ¿Por qué no quería hacer nada de las tareas del hogar? Tampoco las hacía mi padre ¿Eh? 

Loïc Malsch:
[55:44] Bueno, oye, así estaban en igualdad. 

Ada Parellada:
[55:46] No, no, pero es que la era muy feminista y era una manera no no es necesario dejar de hacer tareas del hogar y dejar de cocinar para ser feminista, hoy en día gracias a Dios. Pero es verdad que tenemos cierto repelús a volver, a a a ser encadenadas a a. 

Loïc Malsch:
[56:06] Pero a la vez es lo que dices tú, pero hay este esta culpa ahí eh eh este sentimiento de culpa o por algunos lados que llegan que hay que evitar. 

Ada Parellada:
[56:12] Entonces, lo que no puedes no, lo que no puedes hacer es dejar de cocinar. No puedes. 

Loïc Malsch:
[56:18] Entonces ¿Cómo cómo hacemos. 

Ada Parellada:
[56:19] Claro, entonces yo te propongo un método que de manera muy discreta mete la cocina entre en tu vida, no la no no la domina sino, es un método humilde que pretende humildemente meterse meterse en tu cocina sin afectar tu vida. 

Loïc Malsch:
[56:43] Y cómo y cómo lo, lo, lo, lo resumirías este método. 

Ada Parellada:
[56:47] Lo resumo de la siguiente manera. Basado en hechos reales. O sea, a mí me pasó porque yo quería que mis hijos comieran comida de casa, y mi vida era un puto caos y yo no salía de del drama culinario casero diario. Imagínate, yo estaba metida en un drama culinario casero cada diario hasta que dije pero niña, organízate de una puñetera vez porque es que esto es imposible, y entonces dije, por favor si lo que tengo que hacer en casa no es otra cosa que lo que hago cada día en el restaurante que es prepara. 

Loïc Malsch:
[57:22] Para menos personas. 

Ada Parellada:
[57:24] No, yo cada día en el restaurante lo que pasa que yo lo hago cada día y en casa lo tengo que trasladar a una vez a la semana. Es muy sencillo, es es más viejo que ir que ir a pie es prepararse las un poco las bases una vez a la semana, es lo que ahora le llaman batch cooking pero que esto se ha hecho toda la vida, en nuestros eh en país, de nuestra cultura eh pero de otra y y y un poco diferente. El match cooking habla de platos acabados y yo hablo siempre de bases, de bases que sean versátiles, que puedan salir en tres platos distintos sin darte, sí que realmente puedes cocinar en cinco minutos porque en realidad no estás cocinando en cinco minutos, estás uniendo. 

Loïc Malsch:
[58:12] Es adaptar un poco el método profesional que tenéis pues. 

Ada Parellada:
[58:15] No, no, totalmente. 

Loïc Malsch:
[58:15] Llevar siete bases y meterlo en la vida diaria. 

Ada Parellada:
[58:19] Nosotros en la cocina profesional eh cuando un cliente te pide eh un plato pues le llega en cinco minutos. 

Loïc Malsch:
[58:31] Y no es un plato que se hace en cinco minutos, si. 

Ada Parellada:
[58:32] Y no y es un plato que necesita dos horas para hacerse pero le llegan cinco minutos, y y todos los patas llegan en cinco minutos. Por tanto hay unas bases que nos sirven para hacer platos porque nosotros cocinamos al momento, cocinamos al momento preparaciones previas. 

Loïc Malsch:
[58:54] Estas preparaciones pues no sé, ahora son las nueve y media, vais a empezar a preparar las preparaciones para el menú del del medio. 

Ada Parellada:
[59:00] Del mediodía. Ahora empezamos a bueno empezamos no. Hay cosas que ya están hechas. Hay algunas salsas, hay pero por ejemplo ahora vamos a ponernos a asar, el asado dura una hora y media pero a lo mejor este asado que haremos hoy de pollo mañana aún tenemos nos ha nos ha quedado a escaldar verduras porque eso tiene que tiene que hacerse cada día para después saltearlas y servirlas al dente en el punto exacto pero están salteada, están escaldadas, están previamente, cortadas. Vamos a ahora vamos a empezar a pelar, cortar, escaldar, asar, sofreír. Este es. 

Loïc Malsch:
[59:40] Final es es todo lo que da mucho palo a uno hacer en casa, con decir, me voy a poner a cocinar, claro, voy a tener que estar una hora pa preparar algo. 

Ada Parellada:
[59:47] Que tú dices, hoy vamos a cenar pues verduras salteadas ¿No? Vamos con el mismo ejemplo, tú abres tú llegas tarde a casa cansado y agobiado porque este es un tema, estresado muchas veces porque el trabajo que, o sea, la mochila que llevas de cosas, y tú pones la olla para pasear el proceso este y tal con buena fe y tal pero te llama a tu padre, tu madre o tu tía que te necesita o tu amiga o el que sea, o tienes que hacer unos deberes con la criatura o tienes que, responder unos mails personales o de la escuela o de lo que sea y, y acabas, acabas comiendo una sopa de sombre. 
Quiero decir, otras veces realmente no tienes toda segundo jornada laboral, que en casa hay una segunda jornada laboral muchas veces, no la tienes, puede ser, realmente abres la nevera y te desmotiva la la posibilidad, te desmotiva totalmente la posibilidad. 

Loïc Malsch:
[1:00:59] Es otra. El el cocinar eh también requiere mucha preparación previa porque se te puede ocurrir un domingo hacer una cosa maravillosa y empieza a mirar el listado de ingredientes me falta la mitad de las cosas. 

Ada Parellada:
[1:01:12] A ver este método lo que te lo que te te dice es que te tienes que organizar un poco, o sea, lo que no puede ser es que, meta la cocina en tu vida sin que a ti te suponga ningún esfuerzo, o sea, algún esfuerzo tendrás que hacer, tienes que hacer un esfuerzo, pero este esfuerzo vamos a intentar que sea un esfuerzo, Primero que no te ocupe todas las horas. Uno. Y segundo, que sea un esfuerzo pausado. O sea, hay eh paulatino. ¿Vale? Hasta convertirse en un hábito, primero es un esfuerzo pero a medida que vamos. 

Loïc Malsch:
[1:01:50] Te vas acostumbrado, lo haces de forma regular y ya se integran. 

Ada Parellada:
[1:01:53] ¿No? Y al final es un hábito que no encuentras que sea ningún esfuerzo y te permite pasar a la siguiente pantalla. O sea, va gradual. Primero empezamos a tope. Ahí un poco, después, Lo que pasa es que tú el, yo ya te hago unas listas de la compra, te hago unas planificaciones, te hago todo una serie de cosas para ayudarte al principio tú te vas a comprar estas cosas, y después necesitas ir a comprar. Hombre es que ir a comprar necesitas. 

Loïc Malsch:
[1:02:25] Eh esto eh cocina es lo que cocinas necesitas ir a comprar. 

Ada Parellada:
[1:02:28] Y el domingo por la tarde, que es lo que yo te propongo, que puede ser el domingo o puede ser otro día a tu, cocinas, las cosas, el tiempo que las cosas necesitan, porque las cosas necesitan tiempo, o sea, cocina rápida, es un oxímoron, es una contradicción, la cocina no es rápida, nunca. Hay dos cosas que son rápidas y punto, una tortilla francesa, Y a veces ni eso. Y ¿Sabes? Porque sale de todo menos tortilla. Y una un pollo a la plancha o una ensalada que a veces tampoco. Porque la ensalada también se tiene que cortar, limpiar, proceso. 

Loïc Malsch:
[1:03:12] Sí, sí, todo requiere tiempo, no hay no hay más. 

Ada Parellada:
[1:03:15] Ya está, o sea que todo requiere tiempo en la cocina, todo, todo, todo. 

Loïc Malsch:
[1:03:19] Además este método puede ser que también ayude a limitar el desperdicio de alimentos. 

Ada Parellada:
[1:03:24] Sí, sí, sí, claro. Porque si tú llegas a casa cansado, desmotivado, ah estresado y, y, y para, y, y, y, y, y preparado para una segunda jornada laboral, Insisto, tú abres la nevera y ves una lechuga. Hay un sí, una lechuga, es igual. Una lechuga, una zanahoria cruda y por eh, tramitar por por procesar y lo que haces es no la he visto, no la he visto, es que no, no hay, no hay, no hay. En cambio, tú abres la nevera y te encuentras la lechuga limpia y troceada, por esto las bolsas de lechugas, ensaladas han tenido tantísimo éxito. Tantísimo. 

Loïc Malsch:
[1:04:09] Y sí, porque quitan toda la parte tediosa de lavar, preparar, cortar. 

Ada Parellada:
[1:04:14] Esto para un cocinero es como un drama, o sea, ¿Cómo puede ser que la gente compre las lechugas preparadas? Y tú no sabes que las cocinas profesionales también las compramos, Sí al final es que es terrible, o sea mmm vamos a acabar mmm siendo unos analfabetos absolutos de lo que es la el producto, ¿Tú sabes? Bueno, se nos está alargando mucho la conversación, pero te voy a decir una cosa, hay un dos niños eh un niño de los años cincuenta, de mil novecientos cincuenta, si tú le pedías que un pollo te lo pintabas con plumas, o sea, te pintaba un un bicho. Aunque fuera un niño de ciudad, ¿Eh? Porque en los mercados se compraba, pollos vivos, lo de ir como un pollo es ir como un pollo sin cabeza en el ensanche los días de Navidad los pollos iban sin cabeza, les cortaban. 

Loïc Malsch:
[1:05:07] Literal. 

Ada Parellada:
[1:05:08] Era literal, o sea, les cruzaban la cabeza eh los compraban vivos. En los años, los niños nacidos en los años ochenta y noventa, el pollo te lo pintaban asado, tipo carpanta, Los niños de los años dos mil diez la el pollo te lo pintan como un pan, como un pan, como un como una barra de pan. O sea. 

Loïc Malsch:
[1:05:35] Producto acabado. 

Ada Parellada:
[1:05:36] Es una es una pechuga de pollo a la plancha con rayas. 

Loïc Malsch:
[1:05:41] Imagínate, lista pa comer. 

Ada Parellada:
[1:05:44] Sí. O sea, no es entero. Es es es troceado y ya es o sea esto para ellos es un pollo. Polo es un filete de pollo de pechuga de pollo a la plancha o al grill al grill a a la brasa ¿Vale? Y está esto es un pollo. Bueno, suban, los niños que nacerán en el dos mil veinticinco, el pollo, la pechuga de pollo a la plancha, la la dibujarán dentro de un, de por expan ya hecha. 

Loïc Malsch:
[1:06:12] De un envase ya. Si es que no conseguimos cambiar un poco los hábitos. 

Ada Parellada:
[1:06:17] ¿Entiendes? Estás estás exactamente lo que es, entonces quiero decir que nos vamos a hacer tan dependientes de la industria alimentaria que no, que, que, que, que nos va, que no vamos a saber hacer un huevo duro. 

Loïc Malsch:
[1:06:31] Olvidamos del del producto inicial original que es el más importante y solo vemos el el finalizado ¿No? 

Ada Parellada:
[1:06:37] Bueno, quiero decir que somos analfabetos ya, ya somos hoy día somos analfabetos de producción, o sea, a nosotros nos dejan en una isla y nos morimos, No sabemos. O sea, vamos, no, no, la, la conexión con la naturaleza es cero, no, no, no, no, no estamos muy alejados, defendernos en un entorno natural real. O sea, no, no, no sabemos, no sabemos. 
Pero ya nos vamos a hacer ignorantes en cuanto a a a a la al procesado de los alimentos. Esto ya ya no no ni en eh en el. 

Loïc Malsch:
[1:07:19] Y en conseguirlos digamos en procesarlo. Ya nos. 

Ada Parellada:
[1:07:20] No, no hay cultivo ni en ni en ni en el desarrollo, sino en el procesado, te tengo que dejar porque además tengo un ordenador que es como una como una de esto que cuando se calienta la pantalla que es justo al cabo de una hora he observado, empieza a hacer así y además. 

Loïc Malsch:
[1:07:38] Pues pues con eso de eh pues déjame la última pregunta y lo dejamos. Ada. Eh que la suela será todo el mundo. Si tú, tuvieras la oportunidad de poner delante de todas las escuelas Un mensaje en una lona gigantesca para que lo viera todo el mundo. Los que entran, los que salen eh niños, profes, la gente que pasa adelante. ¿Qué pondrías ahí. 

Ada Parellada:
[1:08:03] Dejad que los niños se acerquen a la cocina. 
No, no a mí, a mí no ¿Eh? Que soy terrible. Es que es una es una canción. No, pero es es cierto, pienso que el mundo es de la educativo tiene un reto y tiene una oportunidad que no la no la valoran ni ni ni perciben el reto, ni perciben ni ni valoran la oportunidad que es que yo pienso que una asignatura de cocina es eh totalmente superflua no y imposible de meter porque no no es su responsabilidad, pero esto quiero que que lo quede claro ¿Eh? Yo pienso que la escuela tiene un reto y una oportunidad pero no tiene la responsabilidad. 

Loïc Malsch:
[1:08:50] Ajá. La responsabilidad es en casa. 

Ada Parellada:
[1:08:53] Es en casa. Esto es muy importante que lo tengamos clarísimo ¿Eh? Lo que pasa que sí que tiene la posibilidad de hacerlo y de y de ayudar. Esto sí. Yo pienso que preescolar, lo que llamábamos preescolar, que ahora llaman infantil y y no sé, no sé, inicial, infantil, creo, esto es el momento de descubrir el cuerpo, los sentidos, aquí tenemos que descubrir. 

[1:09:20] Están muy abiertos a probar, por lo tanto es el momento de probar cosas en un entorno escolar, los alimentos tienen que entrar, oler, ver, tocar y probar, a partir de primaria es el momento de conocer los alimentos esto es ir al al campo, ir al bosque ir a la montaña ir al mercado, ir a conocer los alimentos, no es necesario manipular aún, conocerlos, si quieres hacemos ciencia con los alimentos, o sea, manipula los alimentos pero sin que tengan que acabar siendo una receta, un plato, sino un, los alimentos. Por dentro, abrirlos. Ciencia, ciencia, adaptada a su a su nivel y entonces sí que creo que la secundaria y si esto lo podemos eh esto lo que hace tiempo que lo hablo en la secundaria tiene que aprender a cocinar, o sea eso y bachillerato es un momento maravilloso para aprender a cocinar y lo amplío, lo amplío, no aprender a cocinar solo, sino aprender a llevar una casa. 

Loïc Malsch:
[1:10:39] Que al final es. 

Ada Parellada:
[1:10:39] Y ahora os dejo un hogar ¿Eh? Unas casa. 

Loïc Malsch:
[1:10:43] Es una habilidad que vas a necesitar. 

Ada Parellada:
[1:10:45] O sea, necesitamos, fíjate la, el, la, el o sea, cómo funcionan los post de Instagram que hablan de limpie somos analfabetos en limpieza, somos analfabetos en costura, somos analfabetos en cocina, somos analfabetos, ya plancha da igual. Mira, si no quieres ir planchado, da igual, haz lo que quieras, en orden, en organización y en economía doméstica en en en cuentas corrientes, en seguros, en eh impuestos. Todo esto eh o sea no sabemos llevar una casa, un entorno doméstico no sabemos gestionarlo y me parece terrible porque me parece, a la gente a un abismo por un lado, porque es finalmente, todos vamos a tener que pasar por esto que es un entierro, que es un funeral, que que es que supone todo esto, que es, un registro civil si quieres, yo que sé, todo lo que es la vida doméstica, ah privada no doméstica, tienes no sabemos gestionar de nada y además de esto, de no saber y tal y por lo tanto estar indefensos delante de estas situaciones. 

[1:12:09] Es muy poco sostenible. Si queremos mantener el planeta tenemos que saber llevar, gestionar nuestra vida, personal. Porque no saber, un voto, no saber coser una crema, arreglar una cremallera y no saber arreglar, que tampoco lo he dicho, pero también un electrodoméstico sencillo como es cafetera, eh todos los que usamos cotidianamente, nos hace muy insostenible, dependientes de la industria, en toda de toda del de los demás muy dependientes y eh muy ah insostenibles porque antes de arreglar tiramos porque no, no, no encontramos nadie que nos lo arregle, Por lo tanto es esto lo que les diría yo a al los lo que les quiero decir al departamento de educación. Pero bueno. 

Loïc Malsch:
[1:13:06] Mensaje. No sé si te van a escuchar o si te si te escuchan te harán caso. Eh esto ya lo lo dudo. 

Ada Parellada:
[1:13:11] Caso, pero bueno. 

Loïc Malsch:
[1:13:12] Pero ya queda dicho, como mínimo. 
Oye Ada, muchísimas gracias. Me la he pasado muy bien. Eh he aprendido muchas cosas contigo. Eh y creo que muchas cosas de sentido común y de y de uso diario. Eh voy a ir a comprar tu libro ya para Navidad, seguro, seguro seguro para que vuelva a entrar la cocina ahí más ordenada en mi vida, y y creo que pues ya, pondré en las notas del podcast todos los enlaces a tu cuenta de Instagram, eh dónde comprar el libro, etcétera. Y te agradezco mucho y te dejo ir eh ya a preparar todo para para este mediodía. 

Ada Parellada:
[1:13:48] Ya llevo la bata de cocina deba. 

Loïc Malsch:
[1:13:51] Allá estás preparadísima. 

Ada Parellada:
[1:13:53] Ya ya ya vengo con la bata de cocina, es terrible. 

Loïc Malsch:
[1:13:58] Directamente de casa. A las ocho y media ya ya vas, sales de casa ya totalmente preparada. 

Ada Parellada:
[1:14:03] Que da igual, si total no me voy a mover de aquí. 

Loïc Malsch:
[1:14:06] Bueno pues muchas gracias Ada. 

Ada Parellada:
[1:14:09] Venga. Adiós. 

Loïc Malsch:
[1:14:10] Chao. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *